Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

15-07-2015

La mediación como método alternativo de resolución de conflictos en el ámbito asegurador

La mediación como método alternativo de resolución de conflictos en el ámbito asegurador

A día de hoy, no resulta aventurado afirmar que en el sector asegurador impera la cultura del litigio. De hecho, una cuarta parte del trabajo de los juzgados lo produce este sector.

Este alto nivel de litigiosidad representa un gran coste para las compañías aseguradoras y provoca, en multitud de ocasiones, insatisfacción y pérdida de confianza de los asegurados. La mayoría de los conflictos que se llevan a la vía judicial versan sobre la cuantificación del daño, son de escasa cuantía -el coste de su reclamación en vía judicial supera la cuantía de lo reclamado- y las sentencias que se dictan carecen, en la mayor parte de las ocasiones, de componente jurídico.

Hemos de tener en cuenta que nuestro sistema legal nos ofrece vías alternativas a la judicial para resolver los conflictos generados en la gestión de un siniestro. Entre estas vías alternativas se encuentra la mediación, regulada por la Ley 5/2012, de mediación de asuntos civiles y mercantiles...

La mediación se presenta como un método ágil, eficaz y rentable para la resolución de conflictos, no solo por el ahorro de costes y tiempo que supone frente a la vía judicial, sino porque además genera acuerdos duraderos y mayor satisfacción de las partes involucradas.

El proceso de mediación consta una serie de etapas, con objetivos y finalidades concretas, en las que se utilizan diversas técnicas para ayudar a las partes a alcanzar un acuerdo. En este sentido, es de capital importancia el equipo que conduzca el proceso de mediación, siendo de gran utilidad la dirección de dicho proceso por parte de mediadores con características adaptadas a las necesidades de las partes y al tipo de conflicto.

Asimismo, la posibilidad de contar con supervisión externa en los casos de más complejidad, constituye un elemento definitivo para proporcionar calidad y seguridad en el proceso.

Es un procedimiento flexible cuyos principios informadores -confidencialidad, voluntariedad, imparcialidad, neutralidad- son una garantía para las partes intervinientes -los mediados-.

Además, debe tenerse en cuenta el carácter vinculante del acuerdo de mediación que se alcance, su fuerza ejecutiva cuando se eleva a público y la no exclusión del acceso a la vía judicial o arbitral si finalmente no se llega a un acuerdo.

Un centro de mediación para la resolución de conflictos relacionados con los riesgos y seguros es la institución que garantiza la promoción y el impulso de este medio alternativo de resolución de conflictos, mediante la aplicación de un procedimiento (reglamento) y dentro del marco jurídico vigente. 

Son varios los Colegios Profesionales y Consejos Generales que ya están haciendo una fuerte apuesta por la mediación. Muchos de éstos corresponden a profesiones muy relacionadas con el sector asegurador como por ejemplo el Consejo General de Dentistas de España que recientemente ha clausurado el I Curso de Mediación Sanitaria.

La mediación es tendencia. Sigámosla.